¿Es la hora de cambios radicales en ASIR?


Imparto clases en el Ciclo Formativo de Grado Superior de ASIR en el IES Gonzalo Nazareno de Dos Hermanas (Sevilla) desde su implantación en el curso 2010/2011 y antes que eso lo hacía en el antiguo CFGS de ASI.

La normativa que regula este ciclo es el Real Decreto 1629/2009, de 30 de octubre y, en el caso de Andalucía, la Orden de 19 de julio de 2010. Esta normativa mejoró mucho la existente previamente de ASI, creando una estructura básica apropiada para la formación de los administradores de sistemas, a pesar de eso, han trascurrido más de 10 años y lo que en 2010 podía ser apropiado, en 2021 está obsoleto y sobre todo, no se incluye nada de la revolución en la que estamos metidos desde hace años: cloud computing, contenedores, despliegues automatizados, infraestructura como código, etc.

¿Ha llegado el momento de cambios radicales en ASIR? Yo creo que sí; ya no basta con hacer pequeñas adaptaciones en los módulos profesionales: ver un poquito de git o una semana de contenedores no es solución, creo que ha llegado el momento de poner patas arriba el ciclo completo para redefinir todos los módulos profesionales, porque nuestros futuros alumnos tendrán unas perspectivas laborales excepcionales si lo hacemos y me temo que como esperemos que se haga una adaptación de la normativa, nos puede dar el sol de canto.

¿La administración de sistemas ha muerto? ¡Viva la administración de sistemas!

A finales de 2019 nos reunimos profesores de informática de diferentes centros en una jornada en el IES Polígono Sur y aunque terminamos en Río Azul, antes dio tiempo para unas cuantas charlas y yo impartí una que llevaba por título el de esta sección y que se puede descargar aquí. En esa charla, venía a decir que la administración de sistemas está más viva que nunca, aunque es imprescindible reorientar la formación hacia la infraestructura como código, automatización y demás prácticas habituales en los equipos de sistemas y de infraestructura hoy en día.

Vale, supongamos que estamos de acuerdo en que hay que hacer cambios radicales en ASIR, pero ¿en qué consisten?¿cómo podemos concretarlos? Esto no es más que una entrada de un blog, que no tiene más intención que prender la mecha, pero voy a soltar algunas ideas de por donde creo que deberían ir los cambios.

Objetivos

El ciclo de ASIR tiene solo dos cursos de duración (5 trimestres para ser más exactos, ya que el último está destinado a la FCT o prácticas de empresa). En estos cinco trimestres hay que formar a una persona sin conocimientos previos para que pueda desenvolverse en el mundo laboral en este campo, por lo que además de aprender determinadas tecnologías, es muy importante utilizar una metodología que fomente la autonomía, que permita a la persona que finalice estos estudios continuar aprendiendo y evolucionando en los siguientes años.

Con el enfoque actual, una persona que curse ASIR debería terminar sabiendo gestionar infraestructura estática de manera tradicional:

  • Servidores físicos o virtuales, configurados manualmente.
  • Conocimientos básicos de hardware, normalmente sin conocimientos exhaustivos de hardware de servidores.
  • Configuración y despliegue manual de aplicaciones y servicios en entornos de laboratorio.
  • Configuración manual de sistemas operativos. Un caso típico sería de configuración y uso de sistemas Windows Server para la red local, aunque con los años cada vez se trabaja más linux.
  • Conocimientos básicos de seguridad, normalmente sin poner a prueba en entornos reales.
  • Análisis de logs y monitorización a pequeña escala, leyendo directamente los registros por ejemplo.
  • Manejo básico de datos, en bases de datos relacionales clásicas, preparadas en estructuras tradicionales (sistemas configurados manualmente para mantener las mismas configuraciones muchos años). Una situación habitual es la utilización y configuración del software de la empresa Oracle.
  • Configuración de red orientada a dispositivos físicos en red local, de nuevo con configuraciones manuales y estáticas y en algunos casos muy dependientes de determinados fabricantes (Cisco por ejemplo).
  • Sin conocimientos de programación, salvo los que haya aprendido de shell script o lenguajes procedimentales en bases de datos, dos de las las maneras más inadecuadas de aprender a programar.
  • Conocimientos rudimentarios de almacenamiento, casi siempre centrados en almacenamiento local

En algunos centros se ha actualizado o ampliado este enfoque, introduciendo sistemas de control de versiones, infraestructura en nube, contenedores o bases de datos no relacionales, aunque de forma tímida porque para añadir contenidos nuevos es necesario quitar otros.

El cambio fundamental en sistemas está ocurriendo con la utilización de infraestructura en nube, o de forma general, con la utilización de servicios de nube a diferentes niveles. La utilización de infraestructura en nube hace que normalmente no gestionemos el hardware directamente y en muchas ocasiones ni siquiera instalemos el sistema operativo o las aplicaciones, así como cambiar de forma definitiva la vida de la infraestructura, pasando ésta a ser dinámica, no persistente y configurada automáticamente (en este sentido es interesante volver a leer sobre la analogía “pets vs cattle”). Teniendo en cuenta esto, el perfil profesional de alguien de sistemas ha cambiado mucho y hoy en día sería muy conveniente que terminase el ciclo de ASIR sabiendo gestionar infraestructura dinámica:

  • Infraestructura en nube (pública o privada), incluyendo la gestión vía CLI y la integración en programas propios a través del uso de la API
  • Conocimientos básicos de hardware.
  • Configuración y despliegue automático de aplicaciones y servicios, que incluye en uso de sistemas de control de versiones, sistemas de gestión automática de la configuración y contenedores.
  • Utilizar solo sistemas linux. Windows tuvo su momento, pero ya pasó. Además, los sistemas se manejan desde línea de comandos o de forma automática programando su configuración y respuesta a eventos (todavía recuerdo un curso que impartí a profesores en los que un participante me comentaba que no usaba la línea de comandos en clase porque era algo muy antiguo y yo pensaba que lo decía en broma y me reía).
  • Conocimientos más amplios de seguridad, apoyándose en la gestión de sistemas en entornos reales de forma habitual (No hay nada mejor que sufrir un ataque y que se comprometa un equipo para tomar conciencia de la seguridad).
  • Gestión automática y monitorización continua de todos los sistemas y aplicaciones desplegados.
  • Manejo de datos en bases de datos relacionales y no relacionales, centrándose en la gestión de clústeres, copias de seguridad, restauración tras caída, rendimiento o migraciones. Todo ello en sistemas en producción y que tengan que continuar prestando servicio. Es mucho más importante saber levantar un cluster de galera tras una parada que hacer un “inner join”, ya que lo segundo se suele hacer en frío y con tiempo para buscarlo y probarlo.
  • Configuración de redes virtuales, enrutamiendo y bridges software. Todo con software libre y por supuesto, nada específico de fabricantes concretos.
  • Conocimientos adecuados de programación en todos los módulos profesionales que permita implementar el paradigma de infraestructura como código y buenas prácticas: sistemas de control de versiones, pruebas de código, integración continua, etc.
  • Conocimientos sólidos de almacenamiento, centrándose en las tecnologías de centro de datos e infraestructura en nube.
  • Adopción y adaptación de la filosofía devops al ámbito educativo, incluyendo conocimientos sobre el ciclo de desarrollo de software y la utilización de buenas prácticas en su integración con la puesta en producción.

Metodología

Cuando la mayoría de la gente empezamos a dar clase, nos centramos en los contenidos, en la materia vaya, y pensamos erróneamente que por el hecho de dar un tema en clase, los estudiantes lo asimilan y de forma aún más ingenua, pensamos que por examinarlos de esa materia, adquieren ese conocimiento de forma definitiva (si el examen es tipo test, ya no nos lo creemos ni nosotros).

Con el tiempo yo he observado que lo importante es conseguir que el alumnado se interese por un tema, lo ideal es que se apasionen, que le dediquen tiempo, leyendo y trabajando en él, y que la interacción con el profesor sea a demanda, esto no es fácil ni inmediato, pero hay que buscar esa implicación, conseguir que si salieses de clase, nadie se enterase porque están enfrascados en su trabajo.

Clase magistral y examen es una mala combinación, porque motiva poco, aburre mucho y hace que la mayor parte de la clase quien trabaje sea el profesor. Es mucho más útil una metodología que provoque que el alumnado esté trabajando la mayor parte de las horas de clase, equivocándose y aprendiendo procedimientos. Si todo esto se evalúa de forma continua, y además de calificar, permite aprender y rectificar, será mucho más útil lo trabajado.

¿Es realmente importante actualizar contenidos?

¿En qué quedamos? Por una parte decimos que hay que cambiar radicalmente los contenidos y por otra parte que lo importante es que el alumnado se motive, trabaje y que aprenda a realizar determinados procedimientos. Pues la respuesta en el caso de ASIR es que es más fácil motivar e implicar al alumnado con unos contenidos actualizados y aunque siempre es necesario aprender determinados fundamentos, hay que tratar de hacerlos con las herramientas adecuadas y actuales, ya que solo disponemos de cinco trimestres para que se enfrenten al mundo laboral.

Integración de módulos profesionales

Siempre he encontrado artificial la división entre asignaturas, cuando era estudiante siempre “malaprendíamos” diferentes aspectos matemáticos en física, para verlas meses más tarde en matemáticas, o estudiábamos literatura, historia y filosofía de una determinada época en cursos diferentes, ignorando completamente la relación entre ellas. En el caso del ASIR esto es aún más innecesario, todo está profundamente interrelacionado y sería mucho más conveniente un planteamiento horizontal con grandes acoplamientos entre los diferentes módulos.

Un ejemplo práctico de esto sería dejar de utilizar pequeños escenarios de laboratorio independientes para cada práctica y que se eliminasen tras la corrección, y que en su lugar, pasásemos a utilizar escenarios reales en los que realizar y mantener todas las configuraciones de todos los módulos de forma coherente: los usuarios que creamos en sistemas son los que se van a utilizar en base de datos, las redes y bases de datos configuradas y desplegadas se van a utilizar para la implantación de aplicaciones web, de las que se van a gestionar las actualizaciones de seguridad y los ataques que se produzcan en un entorno real se van a analizar en seguridad y aplicar las “contramedidas” oportunas. La configuración del servidor web, proxy inverso, balanceador de carga, caché, etc. se hará para la aplicación web, haciendo los cambios de una forma que minimice el tiempo de caída del servicio. Todo el profesorado corregiría los mismos escenarios y sería necesario en todo momento que cada cambio o modificación introducida, no desconfigurase servicios o aplicaciones previas.

Colaboración con empresas

Hay muchas empresas en las que nuestro futuro alumnado puede hacer las prácticas y trabajar con este perfil profesional que proponemos, además de que les abrimos una puerta enorme a un mercado laboral internacional, pero es cierto que hay otras empresas con las que actualmente trabajamos que continúan trabajando en sistemas tradicionales. Si hacemos este cambio, evidentemente tendremos que repensar las colaboraciones.

¿Vamos con los cambios?

Esta semana empezamos en el IES Gonzalo Nazareno a trabajar sobre la conveniencia de reorientar ASIR y aunque esto es un resumen de mi punto de vista en estos momentos, mis compañeros tienen mucho que decir sobre lo que resultará finalmente. No sé el resultado que tendremos, pero estoy seguro de que supondrá una mejora respecto a la situación actual.

¿Quieres opinar?

Si trabajas en este campo, eres antiguo o actual alumno de ASIR, o simplemente te interesa, deja tus comentarios que serán siempre bienvenidos.

¿Es la hora de cambios radicales en ASIR?

2 comentarios en “¿Es la hora de cambios radicales en ASIR?

  1. Jose dijo:

    Hola
    Soy profesor técnico de SAI y he impartido FW, ISO y ASO en alguna ocasión y estoy muy de acuerdo con lo que planteas. Es necesario cambiar el currículo, aunque siempre se intenta ir más allá adaptándolo a los nuevos tiempos.
    Otro problema que veo fundamental en estos ciclos es el material y los espacios. A nadie se le ocurre que se pueda dar un ciclo de mecánica sin taller o coches, pero nosotros damos ASIX en un aula con PCs y PCs viejos para el módulo de FW. Para que sea realmente significativo, deberíamos tener una especie de CPD aunque sea con servidores de segunda mano. Además, necesitamos una conexión a Internet sin filtros en la que podamos abrir puertos o conectar por SSH con el exterior. El tener algo real con lo que trabajar cambiaría mucho la metodología. Muchas veces pasa que intentas hacer, por ejemplo, una práctica de RAID y acabas haciéndola en un Virtualbox con discos virtuales.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por poner aquí tu opinión Jose. Estoy muy de acuerdo con lo que dices de los materiales. Es fundamental para un ciclo de ASIR contar con servidores, un pequeño CPD y poder utilizar recursos en Internet sin restricciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s